NUEVA NORMALIDAD

Baja facturación en la reapertura de hoteles y restaurantes

En las provincias que habilitaron la apertura de restaurantes y hoteles los niveles de facturación no superan el 30%.

En Argentina varias son las provincias que avanzaron en las fases de la cuarentena y habilitaron la apertura de hoteles y restaurantes. Sin embargo, en gastronomía la afluencia de clientes está por debajo de las expectativas y las medidas de sanidad obligan a trabajar a un 50% de la capacidad de los locales. El resultado es una facturación que no supera el 30% de los niveles previos a la pandemia.

En el caso de Tucumán los bares y restaurantes abren solo de 17 a 24 y ventas no fueron las esperadas. De modo que el presidentes de la Cámara de Turismo de Tucumán, Héctor Viñuales, y el presidente de la Unión de Hoteles, Bares, Restaurantes y Afines de Tucumán( UHT), Ernesto Gettar, recurrieron al Concejo Deliberante de la ciudad capital. El objetivo fue plantear “la situación económica acuciante de los rubros turismo y gastronomía” y solicitar “diferimientos y exenciones en el pago de tributos y contribuciones municipales”.

Embed

Por su parte, Agustín Macinsky, presidente de la Cámara de Bares y Restaurantes de Santa Fe, declaró que desde la apertura de los establecimientos a principio de junio “todavía la gente no respondió en gran concurrencia. Tienen una afluencia mayor los lugares que trabajan por la mañana, pero sucede lo mismo por la noche”.

Hasta los inicios de julio, Catamarca era la única provincia que no registraba casos de Coronavirus. De hecho, el 23 de mayo había habilitado la apertura de bares y restaurantes. No obstante, días atrás detectó cuatro casos positivos debió volver a la fase 1 de aislamiento, con el consecuente cierre de negocios.

En Mendoza, los bares y restaurantes funcionan desde fines de mayo. Allí las ventas se modifican según el horario de atención, siendo más fuerte el servicio nocturno que finaliza a las 23, impulsado por los patios cerveceros que tiene mayor afluencia.

No obstante, Fernando Barbera, presidente de la Filial Fehgra Mendoza, declaró: “Las ventas en la ciudad y el Gran Mendoza rondan el 25% de la facturación previa a la pandemia; un porcentaje que baja en el interior de la provincia. De hecho, muchos locales no abrieron en localidades como San Rafael o el Valle de Uco. Estando los ATP, lo que facturamos nos alcanza para completar el pago de los sueldos. En cuanto a los alquileres, se hacen arreglos entre los privados; se paga el 50% o en cuotas. Y los propietarios que no se muestran flexibles terminan perdiendo al inquilino”.

Asimismo, una noticia que impactó en el sector fue la decisión del chef y empresario Francis Mallmann de cerrar su restaurante 1884, que funcionaba en la Bodega Escorihuela desde hacía más de dos décadas. Aunque, aseguró que se trata de un "cierre momentáneo" hasta que se autorice nuevamente el turismo internacional.

A su turno, el dirigente salteño Juan Chiban, tesorero de Fehgra, explicó: “Hace unas semanas se extendió el horario de atención de 8 a 0 horas y en esa instancia abrieron más locales. Hoy la facturación es del 30% de los niveles previos a la cuarentena. Hay miedo a salir y una caída del poder adquisitivo. En cuanto a la hotelería, Salta tiene 25 mil plazas y hasta la fecha solo se movilizaron internamente unas 3 mil personas. De modo que la ocupación es muy baja”. Y agregó: “Abrimos no para ganar plata sino para perder menos”.

Por último, en Tierra del Fuego tampoco se cumplieron las expectativas de los comerciantes, quienes sostienen que el nivel de facturación de sus negocios oscila entre el 15% y el 20%, de las ventas previas a la pandemia. La falta de turismo de todo tipo tiene una gran repercusión en nuestro rubro".

Embed

RE REAPERTURA.

El último viernes de junio, la Municipalidad de Comodoro Rivadavia confirmó que quedaron habilitados para la reapertura, bares, confiterías y restaurantes en la ciudad. Utilizan el mismo protocolo sanitario que se implementó semanas atrás, cuando abrieron sus puertas por primera vez desde el inicio de la pandemia de coronavirus. El ida y vuelta tuvo que ver con la detección de nuevos casos Coronavirus en la localidad. De modo que la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de la Patagonia Central (AEHGPC) intermedió para que puedan volver a trabajar.

Embed

NUEVAS APERTURAS.

En el caso de Villa Gesell, a mediados de junio, el decreto municipal 1363/20 habilitó el servicio de comidas y bebidas para consumo en locales gastronómicos.

Por su parte, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, anunció que la provincia entró en la fase 5; de modo que bares y restaurantes abrirán las puertas a partir del 7 de julio.

Embed

Del mismo modo, San Carlos de Bariloche, que aún registra casos de Coronavirus, abrirá el 7 de julio bares y restaurantes. El intendente Gustavo Gennuso exigió un período de entrenamiento antes de la apertura, con restricciones de espacio y aforo reducido.

MAR DEL PLATA SE REBELA.

Tras una recomendación de la Comisión Especial de Reactivación Económica del Honorable Concejo Deliberante (HCD), el jefe municipal, Guillermo Montenegro, dispuso la apertura de cafés; pese a que su lugar en la Fase 4 no le permite la apertura en este rubro y a no tener el aval provincial. Del 3 al 10 de julio tendrá lugar una prueba piloto de reapertura gradual de la gastronomía. El protocolo se sostiene en una actividad diurna de 7 a 18, con amplia permisividad de mesas en el exterior con distancia recomendada, ambientes ventilados permanentemente, sin uso de transporte público, con utilización de tapaboca, con un máximo de cuatro personas por mesa y con recomendación de permanencia máxima limitada.

Embed

notas de tapa

Postea en tu Facebook