CORONAVIRUS EN ARGENTINA

Con las persianas bajas y a la espera de medidas para el sector

Sin actividad y sin un escenario positivo para el corto plazo, todo el sector turístico, y la hotelería y la gastronomía en particular, esperan una batería de medidas para la industria. Por su parte, Lammes adelantó que está preparando un Plan Nacional para proteger a la actividad, la suma de todos los programas alcanzaría los $ 4.500 millones.

Con el respaldo de los gobernadores, el Jefe de Estado sigue manteniendo el aislamiento social, preventivo y obligatorio desde el 20 de marzo hasta el 10 de mayo. Periodo de tiempo en el que la actividad hotelera y gastronómica está sin operar.

En la última conferencia de prensa del 25 de abril, Alberto Fernández dejó en claro que seguirán suspendidas las actividades turísticas afines a la gastronomía y hotelería; así como aclaró que no habrá clases, aperturas de los centros comerciales, cines, teatros, centros culturales, bibliotecas, museos, gimnasios y clubes, entre otros espacios públicos. Mientras que por otro lado, habló de una cuarentena “administrada”, que exceptuó algunas actividades regionales, bajo responsabilidad de los gobernadores provinciales y con el constante seguimiento presidencial.

Asimismo, advirtió que el Gobierno tiene previstas dos etapas más de cuarentena antes de que todo sea liberado, y volvió a enfatizar que la salud está por encima de la economía. Por último, informó que las fronteras seguirán cerradas para el ingreso de extranjeros y que el transporte de pasajeros aéreo de cabotaje e internacional, terrestre interurbano, entre jurisdicciones e internacional, continuarán sin funcionar.

En este escenario y con varias semanas más por delante, hasta que al menos la gastronomía pueda volver a abrir las puertas, el sector comenzó a hacer uso de las medidas generales de gobierno para apalancar a las pymes pero aún espera las propias del sector, solicitadas en una charla cara a cara con el Presidente (ver apartado “EL ENCUENTRO CON FERNÁNDEZ”).

EN CONCRETO.

Una de la medidas que se le solicitó al gobierno nacional y que tuvo una respuesta positiva fue que no se discrimine a las empresas por cantidad de empleados para incluirlas en el programa ATP, ya que el impacto en la actividad es homogéneo. Así fue como el Estado decidió hacerse responsable de pagar hasta la mitad de los salarios de las empresas; cualquiera sea el tamaño de la firma por el plazo en que se prolongue el aislamiento.

Al respecto, Roberto Amengual, presidente de la AHT, declaró: “La mayoría de los hoteles afiliados pudo cargar los CBU de sus empleados y recibieron la notificación de que estaba aprobado el trámite. Pero hasta la fecha los trabajadores no vieron los sueldos en sus cuentas”. Mientras que Graciela Fresno, presidenta de la Fehgra, remarcó que se encuentran en la misma situación: “Quienes hicieron el trámite ante la Anses obtuvieron la aprobación. Son pocos los casos que están a la espera de una respuesta”. A la vez que valoró la aprobación de esta medida: “La modificación del decreto que limitaba a algunas empresas para el pago del salario fue un logro importante luego del encuentro con el Presidente”.

Por otra parte, la AFIP publicó la Resolución General 4707/2020, que permite acceder a créditos a tasa cero. Un beneficio que se puede tramitar hasta el 29 de mayo a través de la página web del órgano fiduciario. Sin embargo, Fresno lamentó que esta herramienta excluya a la mayoría de los empresarios hoteleros y gastronómicos porque está diseñada principalmente para monotributistas y trabajadores autónomos.

Asimismo, el Gobierno decidió volcar una fuerte cantidad de fondos para financiar a tasas blandas a las micro, pequeñas y medianas empresas. El Banco Central, el Ministerio de Desarrollo Productivo y las tres cámaras bancarias unificaron las condiciones de una línea orientada a financiar salarios. Se trata de préstamos a 12 meses con 3 de gracia, a una tasa del 24% anual, con garantía del Fogar y un monto máximo equivalente al 100% de la masa salarial de la empresa. No obstante, el acceso a este crédito parece no ser tan accesible. “El promedio de nuestra asociación es que 1 de cada 6 empresarios están accediendo a esta herramienta”, detalló Amengual.

EN ESPERA.

Tal como adelantábamos el encuentro con el Presidente fue el puntapié inicial para que el ministro de Turismo, Matías Lammens, y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, trabajen en una batería de herramientas específicas para la industria turística. De todos modos, a varias semanas de ese encuentro aún no se publicó ninguna medida.

Sin embargo, a casi un mes del encuentro Lammes tuvo un encuentro virtual con la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados de la Nación, en la que recalcó que se está preparando un Plan Nacional para proteger a la actividad y prepararla para que se convierta en uno de los motores de recuperación.

Una de las propuestas es el la puesta en marcha del Plan de Auxilio, Capacitación e Infraestructura para el Turismo (Pacit), que consiste en una serie de fondos orientados a proteger el sector turístico y el cual contará con aproximadamente $ 4.500 millones.

En relación a los $ 1.410 millones originarios de la recaudación del impuesto PAIS que le corresponde a Turismo, el ministro de Turismo reiteró que se destinarán aproximadamente $ 60 millones por provincia para llevar adelante obras de infraestructura turística, que apunten a dinamizar la actividad con mejoras que fortalezcan la oferta turística y fomenten la competitividad sectorial.

Asimismo, reconoció que el crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por US$ 32 millones -el gobierno nacional aportará otros US$ 8 millones-, se otorgará a tasas bajas -se estima que será alrededor del 10%-, y estará a disposición de las pymes en las próximas semanas. “El financiamiento internacional está muy avanzado y en breve las empresas podrán calificar. Su repartición será en forma inmediata y en símil acuerdo con lo estipulado en el programa ATP”, especificó.

Embed

ALIVIAR LA PRESIÓN.

Entre otras preocupaciones, la Comisión de Turismo puso el énfasis en la necesidad de que el ministerio interceda ante la AFIP para alivianar la salud económica de las pymes, y Lammens remarcó: “La prioridad es lograr un equilibrio, y que el impacto fiscal no sea tan duro. Por ello, le pedimos al órgano fiduciario que sea flexible con los vencimientos y las moratorias, porque las empresas del sector no pueden pagar”.

“Algunas de las propuestas que se hablaron en el encuentro con Fernández y de las que no tenemos novedades son la postergación de todos los vencimientos impositivos, el otorgamiento de una moratoria amplia de los impuestos no pagados por este período de crisis, la anulación del pago del básico de los servicios públicos contratados y el diferimiento de pagos de los servicios públicos variables hasta fin de 2020, con planes de pago flexibles para toda la actividad a partir de enero de 2021”, aportó sobre este tema Amengual.

En tanto, Fresno expresó: “cualquier medida impositiva sería una ayuda para las pymes. Si bien a nivel nacional no hay modificaciones, el escenario federal es muy variado. Por ejemplo, la Ciudad de Buenos Aires no nos dio una respuesta positiva ante el pedido de eliminación del ABL, ni las postergaciones de pagos. Mientras que otras provincias si dieron algunos beneficios”.

EL ENCUENTRO CON FERNÁNDEZ.

El 13 de abril, acompañadas por Matías Lammens, las gremiales empresariales nucleadas en la CAT (AHT, Fehgra, Ahrcc, AOCA y Faevyt) se reunieron con el presidente Alberto Fernández en busca de disposiciones urgentes y específicas para la industria turística.

“Fue una reunión muy productiva”, coincidieron los dirigentes, quienes puntualizaron: “Nos encontramos con un Presidente muy receptivo y preocupado por nuestra realidad”. Uno de los objetivos del encuentro era dejar en claro que la supervivencia de las miles de pymes que integran el sector se encuentra en seria amenaza.

Al salir de la reunión, Fresno relató que pudieron explicarle que cuándo la cuarentena concluya, el sector, a diferencia de la industria, no se va a reactivar en forma inmediata, ya que depende de temas relacionados con la seguridad sanitaria y la evolución de los mercados emisores. “El turismo interno no se va a recuperar inmediatamente y mucho menos el regional y el de larga distancia”, le remarcaron a Fernández.

Embed

EN PROYECTO

Por su parte, la senadora santacruceña Ana María Ianni elevó un Proyecto en la Cámara Alta para promover la reactivación económica del sector turístico y gastronómico una vez finalizada la etapa de aislamiento preventivo y obligatorio.

La propuesta contempla un Programa de reactivación económica del sector turístico y gastronómico, un Plan de promoción turística nacional y un Protocolo sanitario para el tránsito interurbano de personas por vía terrestre, aérea y marítima, con aplicación al sector turístico y gastronómico.

“Consideramos que esta serie de propuestas mínimas pueden darle el impulso necesario que requieren estas actividades para un paulatino despegue de la calamidad que ha impactado al conjunto del país, y puntualmente a la conmoción sin precedentes que sufre el sector”, aseguró la legisladora nacional.

Postea en tu Facebook

notas de tapa