CORONAVIRUS

Los hoteles y restaurantes que cerraron

Muchos establecimientos del sector, algunos de ellos históricos y tradicionales, tuvieron que cerrar las puertas de sus negocios a causa de la coyuntura.

Pandemia por coronavirus, cuarentena prolongada, costos fijos elevados, crisis acumulada, y caída estrepitosa de la actividad y del consumo, conformaron un marco de situación que muchos hoteles y restaurantes del país no pudieron resistir, y los llevó a cerrar sus puertas.

HOTELES CERRADOS.

Emplazado sobre la Avenida de Mayo, el Hotel Castelar dejó de operar luego de 90 años. Además de su belleza arquitectónica, fue el hogar de Federico García Lorca, además de lugar de encuentro de Alfonsina Storni, Jorge Luis Borges y Emilio Pettoruti, entre otros íconos de la cultura.

Alrededor de 60 empleados se vieron afectados por el cierre y denuncian que les ofrecieron un 35% de los que les corresponde por despido.

El Hotel Castelar es propiedad de la familia Piccaluga Mayorga (descendientes de uno de los fundadores), que había presentado un Procedimiento Preventivo de Crisis en el Ministerio de Trabajo apenas se inició la cuarentana.

Embed

El mes pasado también cerró sus puertas el Grand Crucero Express de Posadas, establecimiento del grupo empresario Crucero del Norte. El hotel venía sufriendo un proceso de achique, ya que había pasado de 30 empleados a 13.

Asimismo, a fines de abril había cerrado en Puerto Iguazú el hotel 4 estrellas Grand Crucero. En esa instancia 50 empleados fueron despedidos.

BARES Y RESTAURANTES.

El delivery y el take away en algunos casos no sirvió como salvavidas, no sólo por no haber podido alcanzar niveles de ventas satisfactorios, sino también por las altas comisiones que cobran las apps de delivery.

Así, el Bar Notable La Flor de Barracas anunció su cierre debido a la profundización de la crisis: “Queremos comunicarles que lamentablemente, por las razones públicas y conocidas, nos vemos obligados a no continuar al frente de La Flor de Barracas. El coronavirus, con la extensa cuarentena que trae como consecuencia, termina de asfixiar nuestra actividad que ya venía herida y era sostenida a costa de un gran esfuerzo familiar”, señalaron sus propietarios en Facebook.

En San Telmo, el Bar Chin Chin, Debar y Bar Bazul corrieron la misma suerte, al igual que el histórico bar La Ibérica de Constitución, que bajó las persianas después de 37 años.

Embed

En cuanto a restaurantes, sobresalen dos pesos pesados: Hong Kong Style, en el Barrio Chino –con 20 años de trayectoria y considerado un local de culto de la gastronomía oriental–, y Sottovoce, en Puerto Madero, barrio que venía en declive desde antes de la cuarentena.

En Rosario también cerraron Búho Beer Market y La Maltería Rock.

CIERRE DE CADENAS.

Por su parte, el grupo mexicano Alsea anunció que, debido al impacto de la pandemia y luego de una evaluación del portfolio de locales, decidió cerrar permanentemente cinco locales de Burger King y ocho de Starbucks en Argentina para conservar la sustentabilidad del negocio. “Parte de nuestro trabajo y el de Alsea, como licenciatario de la marca en el país, es revisar continuamente la operación de todos nuestros locales. Antes de la pandemia, la perspectiva era que los rendimientos de las sucursales mejorarían. Pero la coyuntura aceleró los resultados negativos y devino en inviable la continuidad de su normal funcionamiento", informó el grupo.

Embed

LA RECONVERSIÓN DE DON JULIO
Por supuesto que también hay negocios que resisten y se reinventan. Vea el caso de Don Julio:

Embed

notas de tapa

Postea en tu Facebook