¿INCERTIDUMBRE HASTA EL 26?

La cuarentena no se negocia, la economía sí

Sin cambios radicales en lo que respecta al confinamiento obligatorio y sin novedades en materia turística, el Gobierno extendió el aislamiento social, preventivo y obligatorio -en principio-, hasta el 26 de abril. Las gremiales empresariales aseguran que para evitar el colapso económico turístico y las quiebras, el Gobierno debe velar por las necesidades particulares del sector.

A 48 horas del segundo vencimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el presidente Alberto Fernández confirmó que la cuarentena general por la pandemia del coronavirus seguirá hasta el 26 de abril, aunque anticipó que el confinamiento se extenderá por el tiempo que sea necesario. "No sé cuánto tiempo, nadie sabe cuándo va a terminar este martirio. La única posibilidad que tenemos es hacer lo que estamos haciendo", declaró.

Tras una presentación al estilo de un profesor universitario en la que mostró gráficos comparativos y ejemplos para argumentar que la cuarentena tiene sentido, el mandatario reveló que comenzó una nueva etapa con un aislamiento administrado: el Gobierno, a instancia de los gobernadores, podrá flexibilizar la medida en algunas ciudades del interior.

Embed

"Vamos a seguir igual en las grandes urbes. Pero vamos a focalizar lugares rurales y actividades donde la cuarentena pueda ser aliviada. Lugares donde no se registren casos y no tenga sentido mantenerlos aislados", explicó el presidente.

En esta línea, celebró que el confinamiento realentizó la velocidad del contagio y detalló que según las proyecciones iniciales, hoy tendríamos que haber tenido 45 mil casos pero tenemos el 4,16% de lo que podríamos haber tenido; aunque que subrayó que “estamos muy lejos de haber alcanzado el logro”.

Embed

Por otra parte y a diferencia de otras conferencias de prensa, Alberto Fernández no se dirigió directamente a la plana empresarial pero igualmente se la ingenió para entregar un mensaje: “Todos tienen que entender que son actores, no víctimas de la cuarentena. Estamos en el camino correcto, si seguimos así, todo esto nos va a doler menos".

En sintonía, afirmó que no bajarán los impuestos, y admitió que en la búsqueda de recursos extraordinarios para paliar la severa crisis en que se ve inserto el Estado, no ve con malos ojos la creación de un nuevo impuesto extraordinario sobre el patrimonio de los grandes grupos económicos de Argentina. “Esto es facultad del Poder Legislativo”, aclaró.

¿SENTENCIA DE MUERTE?

Conscientes de que el objetivo primario es la salud y tras aplaudir la decisión de Gobierno para aplanar la curva de contagios del Covid-19, el sector privado denunció que el Estado también debe evitar el colapso de la economía y la quiebra de las empresas que llevaría a un salto enorme del desempleo y la pobreza.

“La prolongación de la cuarentena era previsible y no cambia la delicada ecuación de las pymes turísticas. La certeza del anuncio es que de no proclamarse medidas específicas para Turismo, se empezarán a multiplicarse los cierres de las empresas”, indicó Aldo Elías, titular de la CAT, quien añadió: “El acompañamiento del Gobierno no es suficiente. La solución es que se hagan cargo de los salarios, pero como es inviable, les solicitamos créditos con tasa realmente bajas y períodos de gracia superiores a los seis meses”.

A su turno, Roberto Amengual, presidente de la AHT, reconoció que para los empresarios estar otros 15 días sin facturar será letal, y remarcó: “Afrontar los sueldos de abril será prácticamente imposible”.

Al respecto, comunicó que los alojamientos no resistirán a la pandemia a menos que el Gobierno se comprometa realmente con la actividad turística y atienda las demandas específicas.

Por su parte, desde la órbita porteña, el titular de la Ahrcc, Ariel Amoroso, lamentó que el rubro gastronómico no obtuvo ninguna flexibilización laboral y señaló que los empresarios no tienen solvencia para pagar los sueldos de la primera quincena de abril. “Si ahora la situación es crítica, en dos semanas será terminal para gran parte de las pymes porteñas y sus 60 mil empleados del rubro gastronómico”, dijo, y exigió por la instrumentación de los anuncios.

Para terminar, adelantó que presentarán un proyecto de ley en la Legislatura porteña para que la Ciudad declare la emergencia económica del sector, y así acceder a beneficios reales para la industria turística.

CERRADO HASTA NUEVO AVISO.

Durante su oratoria, el presidente Alberto Fernández confirmó la continuidad del cierre de fronteras y sostuvo que el ingreso al país "está siendo administrado" en relación al regreso de los argentinos que aún se encuentran en el exterior, en el marco de la pandemia de coronavirus.

Cabe destacar que con el DNU que prolongará el aislamiento social, preventivo y obligatorio, también quedará extendida automáticamente la prohibición de los vuelos de cabotaje; mientras que los vuelos de repatriación seguirán de acuerdo al cronograma oficial.

Por otro lado, el primer mandatario señaló que durante los últimos 28 días, antes de implementarse el cierre total de fronteras, volvieron a Argentina 217.105 argentinos, residentes del área metropolitana de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe; y comunicó: “Nos preocupó mucho la llegada de gente del exterior, porque hay que tener en cuenta que los que viajan tienen serio riesgo de quedar infectados y traer esa infección a nuestras tierras y de infectar a otros”.

Por último, Fernández no hizo mención a la posibilidad de la quita del 30% a los gastos en el exterior para los argentinos que hoy están varados.

notas de tapa