reactivación turística

Ley de Turismo: reglamentación y dudas

El Gobierno reglamentó la ley de Turismo, cuyo documento trae oxígeno tributario y asistencia financiera; mientras que también deja algunos grises y pone a los empresarios a decidir entre participar del plan de PreViaje o mantener la asistencia del programa ATP.

El Gobierno reglamentó la ley de Turismo, que abarca, entre otros puntos, incentivos para quienes compren anticipadamente servicios a ser brindados el año próximo a través del plan de Preventa Turística, una moratoria impositiva, un Bono Vacacional para familias y la extensión del Programa ATP hasta el 31 de diciembre.

De hecho, este último punto fue el que encendió las alarmas del sector privado, que declaró que la reglamentación de la ley de turismo está repleta de grises. En el DNU se establece la vigencia del ATP hasta el 31 de diciembre de 2020 para las actividades y rubros del sector, cuando se encuentren paralizadas o tengan una facturación inferior al 30% en comparación con el mismo período del año pasado.

En este orden, los empresarios temen que las ventas del plan PreViaje sean contraproducentes y rompan ese piso. “De esta forman nos colocan en la disyuntiva de vender o seguir priorizando la asistencia estatal”, dijeron desde CAT, aunque remarcaron que “es prematuro hablar de que se caerá el plan de Preventa Turística”.

Al respecto, el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, admitió que será complejo lograr una excepción, pero se comprometió a trabajar para que el ATP sea independiente de la facturación.

Embed

Reglamentación en consideración

Tras criticar que la reglamentación consta de nueve artículos, mientras que la normativa documenta 35, desde el seno privado destacaron que el documento implica la puesta en marcha casi inmediata del plan de Preventa Turística, así como la confirmación de que la iniciativa turística establece beneficios para los viajes de egresados y el turismo estudiantil en general.

En relación al programa "Bono Fiscal Vacacional", se mostraron satisfechos de que apuntará a estimular la actividad del turismo. La reglamentación resolvió que opere con un límite máximo de $ 2.000 millones y esté orientado a familias cuyos ingresos mensuales netos totales no superen el equivalente a cuatro salarios mínimos vitales y móviles. Al respecto, el Gobierno asignará hasta un monto de $ 20 mil por grupo familiar, a partir de enero de 2021.

Preventa Turística: primeras falencias

Luego del anuncio con bombos y platillos del programa que logró aunar a los sectores público y privado en un atisbo de esperanza en torno a la reactivación turística, y tras los preliminares y alentadores números amplificados desde el MinTurDep, el plan de Preventa Turística desnudó algunas falencias operativas y el disgusto empresarial no se hizo esperar.

Más de 300 agencias de viajes tuvieron inconvenientes con el trámite para darse de alta como prestadores; mientras que otros tantos nunca recibieron el mail de validación de los datos; así como también hubo agentes de viajes que aún siguen sin poder validar el CUIT o sin aparecer en el listado de prestadores a pesar de haber recibido el “Ok” del sistema.

Por caso, desde Suipacha 1111 reconocieron que “hubo algunas complicaciones con el sistema en cuanto al cruce de información con AFIP”, y aseveraron que en “cuestión de horas todo estará resuelto”.

Línea crediticia para la reactivación turística

En respuesta a un beneficio similar que estaba previsto en la ley de Turismo y que había sido vetado por el presidente Alberto Fernández, se presentó una línea de financiamiento por $ 3.000 millones, que tendrá 0% de interés durante el primer año, plazo de hasta 24 meses, tasa subsidiada del 18% desde la cuota 13 a la 24”, y la cual pretende beneficiar a más 10 mil empresas del sector.

notas de tapa