GABRIEL PRZYBYLSKI

La importancia de saber adecuarse a los cambios

Gabriel Przybylski explica cómo lo que muchos creen que es desintermediación se trata de una reintermediación.

Días atrás fuimos sorprendidos por la recomendación de la presidenta de Adecua (Asociación de Defensa de Consumidores y Usuarios de la Argentina) de "comprar tickets aéreos directo a la empresa, no a un intermediario", desaconsejando la compra a través de agencias de viajes. La reacción de Faevyt (Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo) no se hizo esperar, salió con uñas y dientes a defender el rol de las AAVV. En respuesta, Adecua aclaró que se refería a Despegar, y eso pareció bajarle el tono a la disputa. (Leer más sobre la polémica)

Si no queremos ser nosotros los reemplazados, tenemos que agregar valor en lo que hacemos, y que los demás lo perciban

ANACRONISMO.

No creemos que se trate de un caso de “desconocimiento e ignorancia”, como dijo Faevyt, sino de un enfoque algo simplista y de basarse en una imagen antigua del intermediario como un actor de la cadena que encarece el producto y agrega poco valor.

La falta de información es caldo de cultivo para la intermediación innecesaria. Gracias al avance de las TICs en las últimas décadas, en la denominada “Tercera Revolución Industrial”, la mayoría de los sectores han sabido eliminarla para ganar eficiencia.

LA REINTERMEDIACIÓN.

En los últimos años hemos visto muchos cambios en la intermediación gracias a las plataformas B2B y B2C que vinculan directamente a las partes.

Para comprar una propiedad en muchos casos tenemos acceso para contactar dueños directos.

Para ver una película había que ir al videoclub o al cine, ahora se encuentran online.

Tenemos la posibilidad de contratar un seguro sin un productor.

Para reclamarle a una marca podemos hacerlo a través de redes sociales.

Si bien en muchos casos pareciera que estamos teniendo un contacto directo, en realidad se trata de una reintermediación, donde nuevas plataformas se suman para competir con los proveedores existentes.

Esta competencia de 'todos contra todos' motiva a que la intermediación, en la mayoría de los sectores, se encuentre en permanente evolución

Podrá cambiar el medio o las formas, pero tanto antes como ahora, sigue habiendo alguien en el medio que facilita el acceso al producto o servicio deseado.

LA EVOLUCIÓN.

Por otro lado, los avances tecnológicos de los últimos años (especialmente la nube, medios de pago, redes sociales y Google metiéndose de lleno en turismo) posibilitaron que mayor cantidad de empresas, grandes y pequeñas, puedan acceder a modernas herramientas para la comercialización directa. Esta competencia del tipo “todos contra todos” motiva a que la intermediación, en la mayoría de los sectores, se encuentre en permanente evolución.

Dice la frase que “si no querés que te reemplace un robot, dejá de comportarte como tal”. Si no queremos ser nosotros los reemplazados, tenemos que agregar valor en lo que hacemos, y que los demás lo perciban. Al final de cuentas, es el usuario el que pondrá todo en la balanza y decidirá si optar por un intermediario o por la compra directa. (Seguir leyendo "La falacia de la desintermediación")

Gabriel Przybylski es Ingeniero en Sistemas de Información (UTN). Magíster en Gestión de Servicios Tecnológicos y de Telecomunicaciones (UDESA). Consultor en Tecnología + Turismo | gpribi@gmail.com

Postea en tu Facebook

notas de tapa